top of page
  • Foto del escritorHola F1

Así nació el campeonato mundial de la Fórmula 1

En el escenario de Silverstone en 1950, con la presencia del rey Jorge VI y la reina Isabel, se desarrolló un capítulo significativo en la historia del automovilismo. El Campeonato Mundial de Fórmula Uno de la FIA daba sus primeros pasos, enfrentándose a desafíos y peculiaridades, pero marcando un hito duradero. Nacía una competición que se convertiría en la cúspide del automovilismo mundial.


En el año 1950, el mundo del automovilismo presenció un evento histórico: el inicio del Campeonato Mundial de Fórmula Uno de la FIA. La escena estaba impregnada de grandeza en Silverstone, con la distinguida presencia del rey Jorge VI y la reina Isabel. Aunque la puesta en escena del Gran Premio de Gran Bretaña era rudimentaria, la emoción de tener una carrera de motor tras los devastadores años de guerra en Europa eclipsaba cualquier limitación.

En aquel mayo de 1950, la realización de un evento internacional con patrocinio real marcó un hito significativo para los aficionados británicos al automovilismo. Solo tres años antes, la perspectiva de presenciar o participar en una carrera parecía remota. La necesidad de revitalizar el mundo de las carreras llevó a la recién formada Féderation Internationale de l'Automobile (FIA) a establecer regulaciones y un campeonato mundial.



A pesar de que la noción de un campeonato mundial parecía global, la realidad era tan tenue como la conexión de Silverstone con otros icónicos circuitos. Aunque las carreras de Gran Premio existían desde hace décadas, la FIA se esforzó por unificar diversas series de carreras y definir campeonatos. Surgieron las Fórmulas A, B y C, que evolucionarían a Fórmula 1, 2 y 3. Así comenzaba el Campeonato Mundial oficial de Fórmula 1.


Las primeras carreras se celebraron en Europa occidental, y para conferir un carácter verdaderamente global al campeonato, las 500 Millas de Indianápolis se designó como ronda de clasificación. Este acuerdo peculiar persistió durante 11 años antes de que se reconociera que la carrera en óvalo no tenía conexión real con la Fórmula 1.



El 13 de mayo de 1950, el Campeonato Mundial de Fórmula Uno de la FIA arrancó en Silverstone. Aunque el lugar ya había albergado carreras en 1948, la infraestructura inicial era básica y poco memorable. Los espectadores se enfrentaron a instalaciones improvisadas, alambres de carbón y barro, con cuerdas y pacas de paja marcando los límites entre las incipientes gradas y la pista. A pesar de las molestias, la carrera fue emocionante, con un equipo de Alfa Romeo dominando y Luigi Villoresi cruzando la línea de meta seis millas por delante de Yves Giraud-Cantabous en su Talbot. Solo seis coches terminaron la agotadora competición de dos horas y cuarto, y algunos espectadores se quejaron del estado de los baños.





La segunda ronda en Mónaco también tuvo sus desafíos financieros, pero el entusiasmo del príncipe Rainiero y la inclusión de Ferrari impulsaron la participación. Estos primeros episodios marcaron el comienzo de una emocionante era en el automovilismo, con el Campeonato Mundial de Fórmula Uno consolidándose como una competición global que perdura hasta nuestros días. La precaria infraestructura inicial y los desafíos financieros fueron superados por la pasión y determinación de aquellos pioneros que dieron vida a un campeonato que se convertiría en la cúspide del automovilismo mundial.


 

Formula 1 The official History

Foto 1: El rey Jorge VI estrecha la mano del príncipe Birabongse Bhanudej Bhanubandh de Siam antes del inicio del Gran Premio Británico de 1950.

Foto 2: El Gran Premio Británico de 1950 comienza en Silverstone, marcando así un nuevo capítulo en la historia del automovilismo.

Foto 3: El tablero de líderes patrocinado por Autocar, con 56 de las 70 vueltas completadas en el Gran Premio Británico de 1950.

9 visualizaciones
bottom of page